Su abuela es una mujer muy viciosa

Ella se debió dedicar relación de mi agitación, porque se puso de queso y sin devolver mi pita, dijo de coordinar a su vivienda. Ella que estaba completamente desnuda se tumbó en la litera entretanto yo acababa de desnudarme. Mientras lo hacía, ella que se la veía y notaba enormemente desinhibida, me decía… “¿quién se va a atracarse todo esto?” abriéndose de corvas y tocándose el chocho. Me acerque y empecé por urdir y rozar sus cuartos traseros, ella me pedía sin achantarse que le comiera el chocho ahora, no obstante sería desde ese tiempo yo, quien marcara el ritmo. Me gustaba que estuviera desesperada. Se retorcía, se movía sin estancar, su respiración se agitaba cada oportunidad más, veía como se tocaba sus mamas y apretaba sus capullos. Lamia por todos los costados, excepto en su clítoris, que se veía adecuadamente, era grandecito, di un buen lametazo sobre él y ella más que un gemido, soltó como un rugido. Estaba claro, si andaba como una fiera, miraba como una fiera y “rugía” como una fiera, ante mi tenía una súper fiera.

Algo que confirmé cuando empecé a rozar su clítoris, lo pego a mi hocica con cólera y me agarro mi cabeza, la harto puta se estaba corriendo y que suerte de hacerlo, me quedé asombrado porque prácticamente acabábamos de comenzar. Seguí comiéndoselo y con mis dedos de guisa frenética, follaba punto su ano como con el pulgar follaba su recto, ella no ponía ninguna salvedad, todo lo contrario, me animaba a que afuera a más. Logre que se corriera tres ocasiones más haciéndole únicamente eso, tenía mucha limpieza para correrse. Ella se giró para comerme la verga, justo en ese tiempo entro Milenko. Ese tiempo en el que me silencioso un poco cortado aun admirar qué categoría de consentido es. Esto lo digo porque yo tengo mi función particular. Al rato mientras tanto su compañera se metía la gallina inclusive la gola, me di factura de que era del equipo de los mirones, aquellos que se sientan en un lado o en una arista, sin participar y como Milenko se costal la verga y se hace una matorral entretanto se pone bullicioso por notar como su compañera es follada por otro.

follado-a-su-abuela

La abuela me pillo mirando a su consorte y me dijo… “no te preocupes, como si no estuviera, si esto es lo que le gusta y más con una banana como la tuya, le gusta más que si me lo estoy haciendo con una tía” y volvió a eliminar mi polla. Yo estaba recostado hocica por encima y ella sin declarar nada, paro de comerme la gallina y se sentó sobre ella mirando a su cónyuge y dándome la columna vertebral a mí. Algo dijo en su estilo, poco que yo no entendí. Entonces Milenko se levantó, abrió un bargueño y trajo un consolador de buen pandeo y con bufida serena dijo… “Luis, que se lo intenciones por detrás” al tenerlo tan cerca, pude examinar que tenía una gallinácea universal y con una rigidez de campeonato, no obstante rápido volvió a su lugar. Una sucesión que tuve el consolador en mis pasadas, lo coloque en la antesala de su ojete, ella se paró, para facilitarme el que lo metiera, no obstante una sucesión lo noto adentro, empezó a temblar con más voracidades. Volvió a charlar en su lenguaje, entonces le di una buena palmada en ese culo y le tesoro que hablara entendiéndola yo. Se medió giro, mirando de mal líquido, sin embargo no le di período a nada, le volví a ceder otro cintarazo, más fuerte que el anterior y agarrándola acertadamente por el rizo le dije… “¿tienes algún aprieto, zorra?” ella con semblante de desconfianza movió la vanguardia de un flanco a otro indicándome que no.

Ya estábamos morreándonos y metiéndonos adecuación como posesos desesperados y ya sabía que iba a follar a esta abuela. Sabíamos que teníamos que ser precipitados. Ella se quitó en extremo rápido el braga y lo metió en su fardo, sacando un tarrito de color azur enormemente pequeñito. No sabía para que me lo daba y le pregunte que era, ella se limitó a sonreír diciéndome que inmediatamente me iba conociendo. Abrí el botecito y era grasa facial. Se puso de columnas vertebrales y levanto la falda, empecé a ponerle lubricante en su trasero y entretanto lo hacía, le pregunté que como lo sabía y ella me dijo… “porque eres un cabrón y saber que el recto lo estrenaste tú, posteriormente de atendido a mi esposo seguro que querías otra vez” Cuando terminé de ponernos lubricante, con poco de dificultad empecé a follárselo, mientras tanto ella se quedaba apoyada con una sola baza y con la otra se tocaba el clítoris.

No se la había encajado del todo cuando se oyó ser posible a dos dueñas, tapé su jeta y se la metí aun el jugo, mordiéndome ella la baza de una suerte bestial. Sentí como bajo la fuerza de su bocado, como movía sus grupas de moda circular y como todavía se movía de delante hacia antes. Estábamos ambos demasiado incontinentes, la entrevista con su consorte había sido la culpable. Cuando se oyó el paz nuevamente le dije… “seguro que oyendo a tu consorte estabas loca porque te follara” y ella me decía… “sueño todos los viajes como me follas el recto, es verte y me mojo toda, me pones como una puta en celo” eso me puso en gran medida encendido y no pare de embestirla incluso que se corrió, empero ella me decía que me corriera en su hocica, sin embargo esta sucesión no estaba favorable y acelere de una moda desesperada mis argumentos incluso que agarre sus mamas y me corrí, dándole unas acometidas profundas. Una oportunidad que me corrí me quedé pacífico interiormente de ella y moviéndome con mucha uniformidad. Ahora ella me pidió todo el papel pulcro que pudiera y que no se la sacra igualmente.

Una sucesión que se lo di agarro un nube y metió su idoneidad por abajo, diciéndome que la sacra con cuidado, una oportunidad que lo hice, se puso el papel y me dijo que iba a estar todo el trayecto soltando mi caucho. Una ocasión éter limpiados le tesoro que saliera ella a priori y me avisara para llegar, una sucesión lo hizo ella se fue para la mesa y yo para el aseo de varoniles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *